H

Y se supone que la h es muda pero a mí me suena todos los días.
Me recuerda que hay que reivindicar el 0 por su imparcialidad, que las islas desiertas tienen su encanto y que los perros pueden ser gatos. Porque en el fondo tú siempre supiste que yo era de ésas chicas a las que les gusta caminar por los tejados los días pares en medio de una gran ciudad y me estabas esperando.
Llevabas siete años de adelanto para poder aparecer en el momento exacto con la excusa perfecta y un acorde de guitarra. Me robaste de los bajos fondos intercalándote en mi rutina y juntos nos fuimos enumerando las pestañas, los lunares y las cicatrices.
Y todo esto sin tocar.
A veces intento imaginar qué constelación habría estallado si nuestros dedos hubieran hecho contacto. Habría sido divertido ponerle nombre a todas las estrellas desde el capó de tu jeep. Y nunca más se me haría eterna la oscuridad.
… para que luego digan que la h es muda y resulte que sea yo la que la tenga ahogada entre las cuerdas vocales. 

9 comentarios:

  1. La -h, en la mayoría de los casos, marca la ausencia de otra letra. La -h es un vacío sin cubrir. Y el cero, el imposible.

    Un placer.

    ResponderEliminar
  2. Me contaron o soñé que la letra hache siempre, siempre flota. Un día de abril hice la prueba en un un bidón descubierto medio lleno de agua verdosa, pero no flotó. Repetí el intento en la bañera, pero tampoco. La emparejé con una vocal y me acerqué al río, pero seguía sin flotar. Al final, casi me aogo.

    ResponderEliminar
  3. Menuda americanada los del Jeep, tú.

    ResponderEliminar
  4. Un comentario, y mal escrito. Aleluya.

    ResponderEliminar

Si te gustan los interrogatorios con palomitas haz click aquí